jueves, 15 de diciembre de 2016

DEL 2° AL 10° PREMIO DEL CERTAMEN MICRORRELATOS MALVINAS AYER HOY Y SIEMPRE

Los premios se entregaran en un acto a celebrarse el sábado11 de febrero de 2017 a las 19 horas, en el Aula Magna de la Universidad de Quequén, calle 508 y 517 Quequén, Partido de Necochea. 


SEGUNDO PREMIO



DE PIE

Hemos perdido el tiempo, vidas y futuros; hemos perdido las esperanzas. ¿Qué más podemos perder? ¿Qué más nos pueden quitar?
La confianza hoy es incertidumbre, la vida que latía en los pechos se desangra en nuestras manos ¿Será que el poder les ha quitado la compasión?
Y es que aquí no hay miedo, ya no sabemos lo que es; tal vez pesen las pupilas, queme el frio, pero es mejor morir de pie que vivir de rodillas. Ya no hay calendario, ni reloj, ya no hay tiempo y cada día es una razón más para no estar aquí.







Mathias Hernán CARONI

Necochea – Argentina

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


TERCER PREMIO


¿SÓLO CONOCIDO POR DIOS?


En el Cementerio de Darwin hay doscientos treinta cruces, simétricas, equidistantes, blancas. La mitad tiene nombre y apellido. Las otras dicen "Soldado argentino sólo conocido por Dios".
Quienes los amaron recuerdan sus voces, cada gesto característico, la tonalidad de sus iris, el eco de sus risas; saben cuáles eran sus platos favoritos, el deporte preferido, sus fortalezas y debilidades; compartieron miedos, alegrías y sueños; los llevaron al primer día de clases, pusieron bajo la almohada dientes de leche; celebraron sus logros, jugaron con ellos; alguien los besó por primera vez, los despidió.
Los conocían bien.





Nanim Rekacz

NEUQUÉN CAPITAL – ARGENTINA


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

CUARTO PREMIO

ZONA DE EXCLUSIÓN


No fue la explosión, fue el silencio sepulcral en medio de la oscuridad lo que nos permitió comprender, moriríamos, agónica e inexorablemente. Todo a nuestro alrededor se inclinaba, el Atlántico nos devoraba despiadadamente. La onda expansiva con su halo rojizo me dejó tumbado y gravemente herido, oía alaridos desgarradores, algunos llamaban personas, vaya uno a saber si presentes en el barco, otros rogaban ayuda divina y varios, gritaban a causa del dolor.
Una voz destacaba, su tono lo poblaba la sabiduría que antecede a la muerte.
-Esto no es una guerra. – Repitió perturbado hasta el segundo final.




Micaela ELIZALDE ACTIS


PERGAMINO - BUENOS AIRES – ARGENTINA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


QUINTO PREMIO

MAÑANA BLANCA

Pienso en Malvinas. Sufro en Malvinas. Quisiera olvidar pero no puedo.
Malvinas, siempre presentes. En mis noches de insomnio. En los días de tormenta. En el murmullo del mar embravecido. En la sequedad del páramo ardiente y salino.
Malvinas. Ya no sé si son ellas o soy yo. No sé si he muerto en ellas o ellas viven eternamente lacerando mi conciencia en la disyuntiva entre morir o matar al otro, otro al que el miedo hizo tan suyo como a mí.
El sueño me devuelve una mañana blanca, desolada, hecha de imágenes enquistados en mi inconsciente.






María Rosa RZEPKA

FLORENCIO VARELA – BUENOS AIRES – ARGENTINA


XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


SEXTO PREMIO


VOLVIÒ

En las tardes, se lo ve sentado en un banco de la plaza del pueblo.
Su figura cubierta por un raído traje de combate, nos revela quien es.
Su mirada perdida, ausente de toda realidad, parece mirarnos.
El volvió, volvió su cuerpo, volvió su figura, no su alma que se quedó en la trinchera, con el barro helado hasta la cintura. Aferrado a sus manos el fusil, inútil compañero de cuarenta días.
Nunca se enteró que la guerra había terminado.
Su anciana madre lo cuida, lo acompaña.
Cuenta, que en negras noches vuelve al calvario de la guerra.




Janet GARCÍA CENTURIÓN
NAVARRO – BUENOS AIRES – ARGENTINA

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX



SÉPTIMO PREMIO


DESTINO

La decisión cambió la historia. Nada volvió a ser como antes. Una orden, un cumplimiento obligado, un sollozo estremecido… y nada volvería a ser lo mismo.
Carlos, con sus dieciocho años recién cumplidos, se dirigió a la base. Conocía el nombre de su lugar de destino, pero no tenía idea de cómo era ese lugar. Sólo sabía que debía cumplir la orden.
La madre recibió una caja. Y en ella un casco y una nota: “la Patria le agradece el cumplimiento del deber”.
¿Los sueños? Esos quedaron sepultados, para siempre, entre el frío y la nieve de Malvinas.





Nélida Miriam ROBLEDO

PALPALÁ – JUJUY – ARGENTINA
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


OCTAVO PREMIO


HISTORIA

Doscientos años y doscientas perlas de frio y hielo.
Doscientos años y doscientos puertos esperando.
Doscientos años y doscientas vergüenzas escondidas entre chatarra y orgullo de madre.
Ocuparán la tierra, impondrán lenguas, lavarán conciencias, pero jamás sentirán el orgullo de una tierra que no mira al norte, de una tierra que nunca olvida, que siempre supo que su madre es pampa y su sangre es plata.
Doscientos años de espera.





Manel GUERRERO BUSQUETS

BARCELONA – ESPAÑA


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

NOVENO PREMIO


INTEMPERIE
Las maderas del banco esperan pacientes, como si el invierno fuera un prólogo a la melancolía. Las hojas en el piso demuestran que la vida está cambiando de estación.
Es abril, de un año en el que los sueños quedaron marchitos. Donde la lluvia ha dejado su marca indeleble: blanca como la nieve; verde como la savia de camisas en serie.
Nadie va a volver. Las hojas no se reintegrarán al árbol, ni el recuerdo los traerá de regreso. 
Vuelve a ser abril y queda la intemperie esperando a que las islas vuelvan a cambiar de estación.



Nicolás BARRASA

C.A.B.A. – ARGENTINA
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

DÉCIMO PREMIO


CIELO

Los colores negro y azul se fundieron y entremezclaron; poco a poco fueron separándose uno del otro, hasta que las facas se liberaron de sus respectivos cuerpos en un baño de sangre y cayeron boca arriba sobre la húmeda superficie de tierra, haciendo volar sus cascos protectores.  Las pupilas fueron dilatándose progresivamente hasta tornarse borrosas  y, aquel argentino de ojos negros, y aquel ingles de ojos azules, murieron uno junto a otro, casi rozando la punta de sus dedos y penetrando juntos en las puertas de la muerte, sin haberse conocido nunca pero, habiéndose arrancado la vida mutuamente.



Paola Andrea RINETTI
NECOCHEA – BUENOS AIRES – ARGENTINA

2 comentarios:

  1. Felicitaciones a los ganadores y a todos los que participaron. Gracias a los organizadores del concurso por mantener vivo este recuerdo. Norberto Buffarini.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo a todos los que llevamos Malvinas en el el corazón y en la memoria.

    ResponderEliminar